lunes, 7 de febrero de 2011

AYUDAME SEÑOR


Señor: Aquí está mi mente en este día, llénala de tu luz.
Aquí está mi alma, llénala con tu presencia para siempre.
Hoy te presento mis asuntos personales y mi familia, bendícelos.
Ayúdame a recordar, oh Padre, que no existe mayor poder que el tuyo.
Ayúdame Señor a serte fiel en todas las horas de este día, y siempre.
Ayúdame a recordar que soy un discípulo tuyo y por lo tanto, debo representarte dignamente en todo cuanto digo, pienso y hago.
Ayúdame a reconocerte en todas las situaciones de la vida, aún en medio de la furia huracanada del vendaval, y los duros golpes de la adversidad.
Ayúdame oh Señor a recordar que tú puedes convertir el mal en Bien, la derrota en Victoria, y el fracaso en Gigantesco Triunfo para la Gloria y la honra de tu Santo Nombre.
Y por último Padre: Enséñame a usar correctamente el arma prepotente que me diste, o sea, LA FE. Enséñame a confiar en tí, siguiendo por el sendero ascendente de la santificación, sabiendo que no importa el camino por el que tenga que transitar, ya sea pavimentado con rosas o con espinas, si tú a mi lado estás mi triunfo estará asegurado. Y por ello, un día muy pronto moraré con los redimidos por toda la eternidad.
Así sea, Amen.

1 comentario:

  1. Hola bendiciones saludos desde Ecuador!! esperamos nos visiten a sellados por Cristo! los esperamos
    http://selladosxcristo.blogspot.com

    ResponderEliminar