lunes, 25 de abril de 2011

Semana de Pascua



La fiesta de la Semana de Pascua de la Resurrección nos invita a celebrar juntos el triunfo de Jesucristo sobre la muerte, a resucitar a una vida nueva, es decir experimentar una conversión hacia una vida plena, de arrepentimiento y caridad. Hoy es un día muy importante para nosotros, es el día de la Resurrección del Señor, si Cristo no resucitó, vana sería nuestra fe, si confesas con tus labios que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado por él.. estos días de Pascua, todos los que se encuentran con él, le dicen Señor, es decir dueño de la vida, de la existencia, aquél que es vencedor de la muerte, para él nada es imposible, todo es posible, incluso superó la muerte".Por eso estos días que nos hemos preparado para celebrar la gran fiesta con Jesús resucitado, también nosotros resucitamos a una vida nueva, por eso días antes del Triduo Pascual recordábamos las palabras del evangelista San Lucas, que decía: Dichosos, felices y bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios, la vive con una corazón abierto y dispuesto, persevera y da fruto en abundancia. Dice Cristo: el fruto es importante, la gloria de mi padre consiste en que den fruto en abundancia, por eso pedimos que en este día de resurrección podamos dar ese fruto en abundancia que son el arrepentimiento, las buenas obras de caridad, pero sobre todo confesar a Jesús que él es Dios y que el Padre lo resucitó para ser salvados por él. "Por eso, tenemos que revivir o entrar a una nueva vida en la que podamos estar cerca del prójimo, ayudarle en sus necesidades, porque la muerte de Jesús es para gloria nuestra un símbolo de que también nosotros debemos resucitar, pero resucitar a una nueva vida llena de esperanza"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada