martes, 18 de agosto de 2009

JOB UN HOMBRE JUSTO


Job era un hombre justo. Temía a Dios y todo lo hacía de acuerdo a la voluntad del Señor. Dios lo bendijo abundantemente. Tenía siete hijos y tres hijas. Sus tierras ocupaban una vasta extensión, llenas de ganados, ovejas y camellos. Sus hijos disfrutaban la vida y cada día uno de ellos daba un banquete en su casa e invitaba a todos sus hermanos. Después de que ellos comieran, Job ofrecía un sacrificio a Dios. Lo hacía porque pensaba que uno de sus hijos había pecado y maldecido a Dios en su corazón. Quería que Dios los perdonara por sus pecados. Un día, los ángeles fueron donde Dios y Satanás acudió con ellos. Dios habló a Satanás de Job. Le contó que no había un hombre sobre la Tierra tan justo como él. Evitaba el mal, estaba limpio de culpa y temía a Dios.Satanás replicó que Dios había bendecido a Job en todo y que ésa era la razón de que él temiera que Dios pudiera arrebatarle todas sus riquezas. Lo instó a quitárselo todo, y ver así como, con seguridad, lo maldecía. Dios dijo a Satanás que pusiese a Job a pruebatanto como deseara pero sin poner ni un dedo sobre él. Así, un día, mientras sus hijos e hijas estaban comiendo y bebiendo vino en la casa del hermano mayor, un mensajero vino a Job y le dijo que la casa se había derrumbado y que todos sus hijos estaban muertos. Otro mensajero le contó que todas sus ovejas y ganados habían sido robados. Aún otro mensajero vino a contarle que todas sus cosechas estaban quemadas. Un último mensajero vino a contarle que la tribu vecina había asesinado a sus criados y robado sus camellos. Job oyó esto pero no maldijo a Dios. En la segunda prueba de Satanás, Job se cubrió de llagas de la cabeza a los pies, pero no pronunció una palabra en contra de Dios. Cuando su mujer lo incitó a maldecir a Dios y morir, le respondió que no hablase como una mujer tonta. Le preguntó si debería aceptar de Dios solamente el bien y no la tribulación. Unos cuantos días después, tres amigos de Job vinieron a su encuentro. Sabían de su pérdida pero se sorprendieron de ver el cambio operado en él. Hicieron luto por su pérdida junto a él. Cuando se cumplió el periodo de luto, le hablaron. Le dijeron que Dios había hecho que perdiese todo lo que poseía, incluyendo a sus hijos. Que aunque era justo, Dios lo había castigado. Lo incitaron a maldecir a Dios por sus desgracias. Pero Job no dijo ni hizo nada salvo elogiar al Señor. Les dijo que Dios tenía sus propios caminos y que seguramente él habría hecho algo incorrecto para ser castigado de aquel modo. Fuera lo que fuese lo que dijeran sus amigos, él siempre defendía a Dios. De hecho, fueronellos los que pecaron hablando en contra de Dios. Dios estaba muy contento con Job y también aceptó sus sacrificios y oraciones en favor de sus tres amigos. Entonces Dios bendijo a Job y le dio el doble de lo que había tenido antes. Todos sus hermanos y hermanas lo visitaron y consolaron. Cada uno de ellos le dio una moneda de oro o de plata antes de marchar. Tuvo más ganados que antes y sus tierras se extendían más allá de sus límites anteriores. De nuevo tuvo siete hijos y tres hijas, que eran las muchachas más bellas de la región y les dio una parte de sus propiedades. Vivió mucho tiempo después y vio a sus hijos y nietos hasta la cuarta generación.
De todo la biblia, el libro de Job es uno de los más difíciles para comprender. Cuando alguien quiere hablar de sufrimiento, el nombre de Job es uno comúnmente usado. Sin embargo, aunque la historia de su sufrimiento es muy bien conocido, es muy poco entendido.
¿Por qué Job, un varón tan “bueno y recto,” tenía que sufrir tanto? ¿Por qué Dios permitió que perdió todos sus bienes, todos sus niños, y hasta su propria salud? ¿Si un varón tan “bueno y recto” tenía que sufrir tanto, que esperanza hay por nosotros, quienes no somos tan buenos y rectos? ¿Qué podemos aprender de esta hermosa historia? donde Job declara el poder de Dios.
Historia de Job (EL LIBRO DE JOB EN LA BIBLIA)
APRENDAMOS MÁS DE ESTA EDIFICANTE HISTORIA.

1 comentario:

  1. La verdad y los prejuicios

    Es verdad que no podemos servir a Dios y a las riquezas.
    Pero si podemos servir a Dios y servirnos de las riquezas que Dios nos provee.
    Proverbios 10:22: La bendición de Jehová es la que enriquece,
    y no añade tristeza con ella.

    Prejuicios infundados
    Contra el pensamiento equivocado de los que creen que las personas que poseen abundancia de bienes están alejadas de Dios he aquí un ejemplo.
    Job era un hombre rico y es al único hombre que la Biblia alaba describiéndolo como perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal
    Job 1:1-3. Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.
    Y le nacieron siete hijos y tres hijas.
    Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales.

    Además es Dios quien nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos y he aquí el consejo para las personas que Dios bendice y prospera.
    1 Timoteo 6:17: A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

    Gracias a Dios por la vida abundante que Él nos regala en todos los órdenes

    ResponderEliminar