viernes, 23 de julio de 2010

¿ Es ingrata la vida ?



¿Por qué ocurre con frecuencia que quienes son amorosos, buenos y desinteresados sufren, mientras que los que van a lo suyo y no tienen reparo en destruír los sueños ajenos con tal de conseguir lo que quieren, o en pisotear a los demás para trepar la escalera del éxito, parecen tenerlo todo a pedir de boca? ¿No es ingrata la vida? ¿No debería premiarse la buena conducta y castigarse la mala? En efecto así debería ser, y un día así será. En la otra vida prevalecerá la justicia.

Se sancionará a quienes hayan sido desconsiderados y crueles y cusado sufrimiento a los demás; tendrán que padecer las consecuencias de su maldad hasta que se den cuenta de su error y se arrepientan. En cambio, quienes se portan bien en este mundo, obtendrán en el otro recompensas y alegrías que ni se imaginan, por muchas penalidades o privaciones que hayan sufrido en la tierra.

Además de galardonarlos en el mas allá, yo bendigo a los que en esta vida, se conducen con amor y desinterés, si bien muchas veces yo lo hago de formas que no pueden medirse en términos económicos. Los bendigo espiritualmente, dandoles felicidad y contentamiento, paz interior y una conciencia tranquila. Algunas de las personas más adineradas del mundo son también de las más tristes, solitarias y perdidas, toda vez que el dinero no satisface las necesidades del espíritu.

Procura, pues las bendiciones de mi espíritu: El amor el gozo y la satisfacción de haber hecho lo posible, por llevar una vida acorde con mis principios. Entonces te darás cuenta de que la vida en verdad no es ingrata.
TE AMO, JESÚS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada