jueves, 23 de abril de 2009

EL HOMBRE


Ser hombre, no es nada más ser varón o simplemente, pertenecer al sexo masculino.Ser hombre, es hacer bien las cosas que tengamos que hacer, desde la primera vez y no buscar todas las razones posibles, para que no se puedan hacer, es levantarse cada vez que se cae o se fracasa, en vez de explicar las causas por que se fracasó.Ser hombre, es ser digno, consciente de sus actos con responsabilidad y entereza para saber lo que se tiene que hacer y hacerlo, saber lo que se tiene que decir y decirlo abiertamente y con sinceridad, y cuando sea necesario saber decir no.Ser hombre, es ser esa persona distinta y diferente a los demás, sin jactancia ni soberbia, creador de algo siempre positivo, como formar un hogar serio y honrado, un negocio, un puesto en la sociedad, un sistema de vida que sea ejemplo para los demás.Ser hombre, es entender el trabajo, no solamente como una necesidad, sino también, como un privilegio y un don que lo dignifique y enorgullezca del deber cumplido.Ser hombre, es sentir vergüenza de haber hecho el mal, vergüenza de maltratar y burlarse de una mujer, de abusar del débil y mentir al ingenuo, es comprender la necesidad de adoptar una autodisciplina basada en principios sanos de ser él mismo en su interior y sujetarse por su propia y deliberada voluntad a esa propia disciplina.Ser hombre es entender que la vida que nos han dado es algo que todo nos lo den hecho, sino que es la oportunidad que nos dan para hacer de ella algo que sea transcendente y humano como el respeto, la comprensión y el amor a sus semejantes.
Hoy en la actualidad, esta talla de hombres de grandes virtudes, son los que necesita este mundo.
¡HOMBRES SEAN UN EJEMPLO DE GRANDEZA ESPIRITUAL!
¡DIOS LOS BENDICE!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada